martes, 9 de marzo de 2010

LA TORTUGA MARINA


Las tortugas marinas pueden vivir de 150 a 200 años según su especie. Las tortugas marinas pueden alcanzar 27 km/h a 35 km/h nadando en el mar. Las tortugas marinas tienen un cuello conformado por 8 vértebras, lo pueden retraer adentro del caparazón, pero en general tiene poca movilidad.

Las tortugas no tienen dientes, porque los han reemplazado por picos cortantes en la parte superior de su boca. Además no tienen oídos externos, sólo un oído interno, muy eficiente. Los pulmones de las tortugas marinas son exactamente iguales a los nuestros y permiten contener la respiración a la tortuga por aproximadamente 10 minutos, entonces suben a la superficie para respirar.

Los machos suelen ser más pequeños que las hembras y tienen colas más largas y anchas. Los machos no son vistos en tierra, porque son las hembras las que depositan los huevos en la playa. Las tortugas marinas tienen un orificio el cual tiene doble propósito: para expulsar el excremento y para las reproducción. El pene de la tortuga macho sale de este orificio y se sabe que el esperma puede vivir por varios años dentro de la tortuga hembra.

Las tortugas maduran sexualmente a la edad de 6 a 8 años. Normalmente, los machos esperan a la hembra fuera de la playa para reproducirse. Los machos se posan en la parte superior de la hembra, clavan las garras y se reproducen; a veces las hembras se hunden por el peso del macho y se ahogan. La reproducción es rara vez vista en la costa cerca de la playa, porque se suele dar en aguas más profundas.

Las tortugas marinas pueden cambiar su temperatura, ellas no tienen una temperatura propia constante y pueden ser afectadas como otros reptiles. Estas pueden hacer una inmersión a gran profundidad en el agua para que su cuerpo se enfríe o nadar más rápido para que el calor de la actividad muscular caliente su cuerpo. Las tortugas marinas también escogen las corrientes de agua fría o caliente, dependiendo de la temperatura a la que ellas quieran estar.

Los sentidos de las tortugas marinas son parecidos a los del ser humano. El sentido del olor es débil, pero el de la vista se desarrolla mejor en las tortugas marinas que en las terrestres. El sentido del oído es muy agudo en ellas. Las tortugas marinas tienen un sentido de la orientación muy desarrollado, el cual les permite regresar a desovar a la misma playa de su nacimiento. Después de poner sus huevos en las playas de su nacimiento, se trasladan.

Los huevos tardan 2 a 3 semanas en formarse dentro de la hembra. Las tortugas hacen un recorrido muy largo y con muchos obstáculos por la playa hasta encontrar el lugar perfecto para el desove. Los lugares para el depósito de los huevos tiene que estar sin vegetación y a cierta distancia de la costa, ya que la marea alta podría llegar al lugar de incubación y arrastrar a los huevos. Luego, las tortugas escarban un hoyo de entre 40cm a 60cm en los que depositan de 50 a 100 huevos.

La temperatura del nido es la que determina el sexo de las tortugas. La incubación puede durar entre 40 o 70 días. Los huevos se enfrentan a peligros como perros, mareas altas, traficantes de huevos para su posterior venta, turistas clavando sombrillas o haciendo castillos de arena. Las nuevas tortugas tratan de emerger en la noche cuando no hay tantos predadores y la temperatura baja. Las pequeñas tortugas siempre esperan hasta que todas sus hermanas salgan del huevo, así salen todas a la vez dirigiéndose al mar.


Las tortugas de tierra son herbívoras; las de agua dulce, carnívoras y las de mar, omnívoras. Las tortugas marinas comen coral, que les provee de calcio, vegetación acuática, algas, y las más carnívoras comen pequeños invertebrados o pulpos, las tortugas baúlas comen medusas. Las tortugas migran constantemente entre las áreas de alimentación y las de reproducción. Las tortugas se encuentran en las áreas de reproducción en invierno y en las de alimentación en verano.

Las tortugas marinas tienen un crecimiento ininterrumpido durante toda su vida. Al nacer, las tortugas pueden pesar 50 g, en un año 2 kg, a los 3 años 20 kg y 300 kg en la madurez (14 años). La madurez sexual la alcanzan entre los 6 y los 15 años.

El hombre ha matado tortugas para extraer todo lo que en ella hay, carne, piel, caparazón, huevos... Por ende ha habido masacres de tortugas y ahora la mayoría están en vías de extinción. Actualmente, se conservan las playas de desove como parques nacionales o reservas protegidas.
Los huevos de tortuga se comen en La India. En Sudamérica el aceite extraído de la tortuga tiene un gran valor como aceite para lámparas. En otros lugares se usa el caparazón para fabricar instrumentos musicales. Pero se pagó un gran precio con las masacres, ya que en tres siglos se mataron 100 millones de tortugas verdes.
En la actualidad se está educando a la población mundial para que ayuden en la protección de estos animales; además se está implementando una nueva técnica para redes de pesca TED (Turtle Exclusion Device, Dispositivo de exclusión de tortugas) el cual permite que las tortugas salgan de las redes de pesca. También la WWF está ayudando a proteger a las tortugas marinas, con mayor peligro de extinguirse, haciendo donaciones a las organizaciones que las protegen.

sábado, 27 de febrero de 2010

EL PEZ "RAÓ"



El pez Raó es un pez muy conocido y apreciado en nuestras islas. Pertenece a la misma familia que el pez Verde, el Tordo o la Doncella, pero es el único que vive en fondos arenosos entre los 15 y 40 metros de profundidad. Su forma del cuerpo, también es muy peculiar: muy plano, con los ajos en la parte superior de la cabeza y la boca pequeña. Los dientes son muy grandes para poder triturar erizos, cangrejos y moluscos de los cuales se alimenta.

El Raó es hermafrodita, cambia de sexo:
- El joven de color marrón, madura primero a hembra que no hace más de 17 cm y es de tonalidades rosadas con unas características manchas blancas en el abdomen; luego se convierte en macho: más grande y con unos reflejos azul-verdosos .

Es agresivo cuando defiende su terreno y las hembras que forman el harén. En su territorio crea un curioso cráter, en realidad no es más que un montón de arena removida que permite que el pez se pueda esconder rápidamente cuando se siente amenazado, y coloca algunos objetos de referencia para que le sea más fácil encontrar su agujero.
El exceso de pesca ha hecho desaparecer un poco esta especia, así que para protegerlos durante la época de cría se puso una ley que prohíbe la pesca del Raó del 1 de abril al 15 de agosto. También se limitan las capturas a cincuenta ejemplares y cinco kilogramos por licencia y día.
El Raó es uno de peces más caros en el mercado y uno de los más apreciados en la cocina. Esta en nuetras manos que siga existiendo.

martes, 23 de febrero de 2010

EL PEZ CIRUJANO



Pez Cirujano: Los peces cirujano, que reciben de los científicos el nombre de Acantúridos, son llamados de esta manera porque poseen en su apéndice caudal unas cuchillas muy afiladas que recuerdan por su forma, a un bisturí. Estas cuchillas pueden desplegarse y retraerse a voluntad en la mayoría de las especies y con ellas estos peces son capaces de producir dolorosas heridas a sus posibles enemigos, pudiendo llegar a cortar el guante de un submarinista.
Los peces cirujano son uno de los grupos que más rápidamente se aprende a identificar a causa de estas cuchillas. Suelen tener un tamaño considerable pues pueden superar los 40 centímetros y algunos adornan sus cuerpos con dibujos y colores de una gran belleza y originalidad. Existen 75 especies aproximadamente. Se alimentan de algas. Son frecuentes los cardúmenes de cirujanos compuestos por individuos de varias especies. Se cree que de esta manera, pueden penetrar sin problemas en los territorios de otros peces.



Este pez también es muy conocido por "Dory" de la película "Buscando a Nemo".

miércoles, 17 de febrero de 2010

EL TIBURÓN BLANCO


El gran tiburón blanco es una especie de la familia Lamnidae que se encuentra en las aguas cálidas y templadas de casi todos los océanos. Esta especie es la única que sobrevive en la actualidad del género Carcharodon.

Los tiburones blancos se caracterizan por su cuerpo fusiforme y gran robustez, en contraste con las formas aplastadas que suelen lucir otros tiburones. El morro es cónico, corto y grueso. La boca, muy grande y redondeada, tiene forma de arco o parábola. Permanece siempre entreabierta, dejando ver al menos una hilera de dientes de la quijada superior y una o dos de la inferior, mientras el agua penetra en ella y sale continuamente por las branquias. Si este flujo se detuviese, el tiburón se ahogaría por carecer de opérculos para regular el paso correcto del agua, y se hundiría en la misma, ya que al no poseer tampoco vejiga natatoria se ve condenado a estar en continuo movimiento para evitarlo.

Durante el ataque, las fauces se abren hasta tal punto que la forma de la cabeza se deforma, y se cierran luego con una fuerza 300 veces superior a la de una mandíbula humana. Los dientes son grandes, aserrados, de forma triangular y muy anchos. Al contrario que otros tiburones, no poseen diastema ni reducción de diente alguno, sino que tienen toda la quijada provista de dientes alineados e igualmente capaces de aferrar, cortar y desgarrar. Detrás de las dos hileras de dientes principales, los tiburones blancos tienen dos o tres más en continuo crecimiento que suplen la frecuente caída de dientes con otros nuevos y se van reemplazando por nuevas hileras a lo largo de los años. La base del diente carece de raíz y se encuentra bifurcada, dándole una apariencia inconfundible en forma de punta de flecha.

Los orificios nasales (narinas) son muy estrechos, mientras que los ojos son pequeños, circulares y completamente negros. En los costados se sitúan cinco hendiduras branquiales, dos aletas pectorales bien desarrolladas y de forma triangular y otras dos, cerca de la aleta caudal, mucho más pequeñas. La caudal está muy desarrollada, al igual que la gran aleta dorsal de su lomo, de forma inconfundible para cualquiera. Otras dos aletas pequeñas (segunda dorsal y anal) cerca de la cola, completan el aspecto de este animal.

A pesar de su nombre, el jaquetón sólo es blanco en su parte ventral, mientras que la dorsal es gris o azulada. Este patrón, común en muchos animales acuáticos, sirve para confundirse con la luz solar (en caso de mirarse desde abajo) o con las oscuras aguas marinas (en caso de hacerlo desde arriba), constituyendo un camuflaje tan simple como efectivo. El extremo de la parte ventral de las aletas escapulares y la zona de las axilas aparecen teñidos de negro. La piel, muy áspera, se compone de duras escamas llamadas dentículos dérmicos por su forma afilada.
Las terminaciones nerviosas del extremo frontal, antes mencionadas, recogen la menor vibración ocurrida en el agua y guían al animal hasta la posible presa que esté causando esa perturbación. Otros receptores situados en torno a los orificios nasales, le permiten captar también campos eléctricos de frecuencia variable que probablemente use para orientarse en sus migraciones a través de largas distancias. Por si esto fuera poco, su olfato es tan potente que la presencia de una sola gota de sangre a kilómetros de distancia sirve para atraerlo, al tiempo que se vuelve mucho más agresivo. La vista tiene menos importancia, pero también está bien desarrollada y tiene un papel muy importante en la aproximación final a la presa y su peculiar modelo de acecho y ataque desde debajo de la misma.

La longitud más frecuente entre los tiburones blancos adultos es de 4 a 7 metros (siendo los machos menores que las hembras), aunque se han citado casos de individuos excepcionales que rebasaban ampliamente esas medidas.

El tiburón blanco vive sobre las zonas de plataforma continental, cerca de las costas, donde el agua es menos profunda. Es en estas zonas donde la abundancia de luz y corrientes marinas genera una mayor concentración de vida animal, lo que para esta especie equivale a una mayor cantidad de alimento. Sin embargo, están ausentes de los fríos océanos ártico y antártico, a pesar de su gran abundancia en plancton, peces y mamíferos marinos. Los tiburones blancos tienen un avanzado metabolismo que les permite mantenerse más calientes que el agua que les rodea, pero no lo suficiente como para poblar estas zonas extremas.

Los tiburones blancos difieren bastante de ser simples "máquinas de matar", como sostiene la imagen popular (leyenda urbana) que se tiene de ellos. Para poder capturar los grandes mamíferos que constituye la base de la dieta de los adultos, los tiburones blancos practican una característica emboscada: se sitúan a varios metros bajo la presa, que nada en la superficie o cerca de ella, usando el color oscuro de su dorso como camuflaje con el fondo y volviéndose así invisibles a sus víctimas. Cuando llega el momento de atacar, avanzan rápidamente hacia arriba con potentes movimientos de la cola y abren las mandíbulas. El impacto suele llegar en el vientre, donde el tiburón aferra fuertemente a la víctima: si ésta es pequeña, como un león marino, la mata en el acto y posteriormente la engulle entera. Si es más grande, arranca un gran trozo de la misma que ingiere entero, ya que sus dientes no le permiten masticar. La presa puede quedar entonces muerta o moribunda, y el tiburón volverá a alimentarse de ella arrancando un pedazo detrás de otro. Excitados por la presencia de sangre, la zona se llenará pronto de otros tiburones. En algunas zonas del Pacífico, los tiburones blancos arremeten con tanta fuerza a las focas y leones marinos que se elevan un par de metros sobre el nivel del agua con su presa entre las mandíbulas, antes de volver a zambullirse

Esta especie también consume carroña, especialmente la que procede de cadáveres de ballena a la deriva de los que arrancan grandes pedazos.

Aunque apenas hay unos cuantos casos de hembras grávidas capturadas, se puede afirmar que esta especie prefiere reproducirse en aguas templadas, en primavera o verano, y es ovovivípara. Los huevos, de 4 a 10 o tal vez hasta 14, permanecen en el útero hasta que eclosionan: es posible que en el tiburón blanco se dé canibalismo intrauterino (siendo las crías más débiles y los huevos aún por abrir devorados por sus hermanos más fuertes) de la misma forma en que sucede en otras especies de lámnidos, pero por ahora no es un hecho que esté totalmente probado. Unas tres o cuatro crías de 12 dm de largo y dientes aserrados logran salir al exterior en el parto e inmediatamente se alejan de su madre para evitar ser devoradas por ésta. Desde entonces llevan una vida solitaria, creciendo a un ritmo bastante rápido. Alcanzan los dos metros en el primer año de vida; los machos, más pequeños que las hembras, maduran sexualmente antes que éstas, cuando alcanzan los 3,8 m de largo, aunque de acuerdo con Compagno (1984) algunos individuos podrían madurar excepcionalmente cuando todavía cuentan con apenas dos metros y medio. Las hembras no pueden reproducirse hasta que alcanzan entre 4,5 y 5 m de largo.

Aunque cueste creerlo por la leyenda urbana tan intensa en contra, los ataques de tiburones contra seres humanos son bastante raros.

sábado, 13 de febrero de 2010

El CABALLITO DE MAR

Los caballitos de mar o hipocampos son un grupo de peces marinos pertenecientes a la familia Syngnathidae, que también incluye a los peces pipa. Su nombre se debe al peculiar parecido que presenta su cabeza con la de los caballos. De hecho, la característica de tener la cabeza en ángulo recto con el resto del cuerpo no se da en ningún otro género de peces.

El cuerpo de los caballitos de mar está cubierto por una armadura de placas o anillos óseos. Su forma de nadar es muy diferente a la de los demás peces. Adoptan una posición erecta, impulsándose con su aleta dorsal. No tienen aleta anal. En su lugar tienen una cola prensil que se enrolla en espiral y les permite aferrarse a tallos y plantas subacuáticas. Existen aproximadamente 50 especies conocidas actualmente de caballos de mar.

El tamaño de los adultos varía de acuerdo a la especie, desde el más pequeño Hippocampus minotaur que fue descubierto en Australia y mide 15mm de longitud, hasta el Hippocampus ingens que sobrepasa de 29cm de longitud. Se distribuyen globalmente en ambos tropicales y en aguas templadas, siendo en las zonas Indo pacíficas y Atlántica-Oeste como España. Viven entre las algas, manglares y corales.

Los caballitos de mar son depredadores que tienen movilidad independiente entre si, les ayudan a reconocer sus presas, pequeños crustáceos que forman parte del zooplancton. Cuando la presa se pone a su alcance es aspirada a través de su hocico óseo por medio de un rápido golpe de su cabeza. Tragan enteras a sus presas al no disponer de dientes, y se ven obligados a consumir grandes cantidades de comida paranihdis.

La hembra usa su ovopositor para insertar los huevos maduros dentro de la bolsa incubadora del macho. Hasta hace poco se creía que la fertilización de los huevos se producía en el interior del saco. Sin embargo, un estudio reciente ha puesto de manifiesto que en realidad los espermatozoides se liberan en el exterior y que la fertilización ocurre en el mismo momento en que los huevos van entrando en el saco del macho. Tanto la entrada de los huevos en el saco como su fertilización ocurren en un proceso extraordinariamente rápido (apenas 6 segundos). Esta estrategia es una manera más de asegurar que los huevos proceden exclusivamente de una sola hembra, con lo que se asegura la monogamia genética para ese lote de huevos. El oxígeno se difunde a través de los capilares del tejido que reviste los óvulos. Las hormonas ayudan a crear un fluido placental que baña una pequeña parte del huevo que sobresale de los tejidos de la bolsa. El medio creado por el fluido en la bolsa se altera durante el embarazo, pasando de ser parecido a los fluidos corporales a parecerse al agua del mar circundante, presumiblemente para reducir el estrés de las crías en el momento del parto. El embarazo dura entre 10 días y 6 semanas, dependiendo de las especies y de la temperatura del agua del mar. Pasado este plazo, el macho expulsa las crías bombeando del interior de su bolsa durante varias horas por medio de contracciones. Las crías son réplicas en miniatura de sus padres, de unos siete a once milímetros de largo. Son totalmente independientes y no vuelven a la bolsa después del nacimiento.

Las
hembras parecen madurar al mismo tiempo que los machos, siendo visible su ovopositor cuando está transfiriendo los óvulos al macho.

Puede estar influenciada por la luz, la temperatura y las turbulencias del
agua del mar de la zona.

sábado, 6 de febrero de 2010

EL PEZ PAYASO



El pez-payaso es un pequeño pez marino que forma parte del paisaje de los arrecifes de coral. Sólo existe un pez payaso, pero dentro de él, hay una gran variedad de especies. Se reconoce fácilmente al pez payaso por su color brillante (que va del amarillo al rojo, pasando por el naranja) y por sus bandas blancas bordeadas de negro.
El pez payaso vive en los arrecifes de coral del Pacífico. Es un pez omnívoro que se alimenta particularmente de gambas y de mejillones. Entre sus diversas especies, también encontramos herbívoros y planctófagos. Según las especies, el pez payaso mide entre 6 y 15 cm de longitud.
El pez payaso es un
protandrous hermafrodita, esto quiere decir que su sexo se determina según su entorno y madurez (esto ocurre entre los 12 y 24 meses de edad). También puede quedar sexualmente inmaduro, o convertirse en macho y luego en hembra. Un grupo de peces payasos se desarrolla con una jerarquía en la que la hembra (más grande y agresiva) es quien manda. En estos grupos se da un cambio de joven a macho y de macho a hembra; de esta manera cada vez que la hembra dominante muere o la expulsan del grupo, el macho más dominante cambia a hembra, y el resto de los machos cambian de rango en la jerarquía.
En acuarios, los peces payasos jóvenes de unos pocos meses de edad pueden hacer el cambio de joven a macho y de macho a hembra en el período de un mes. Por eso, buscar parejas de peces payasos puede ser un poco complicado. Si por error se escogen dos hembras, estas tenderán a pelearse. Cuando se elige la pareja correcta, el macho se mostrará sumiso en su comportamiento. Normalmente este comportamiento se debe a que la hembra se muestra agresiva con el macho.






"Buscando a Nemo" popularizó este pez. Pero desafortunadamente, no parece que captáramos bien el mensaje de la película. Y es que la venta de peces payasos se incrementó muchísimo, llegándose a vender más de 150.ooo ejemplares de este pez. Esto puede llegar a provocar el peligro de esta especia a medio plazo.

video

jueves, 4 de febrero de 2010

EL DELFÍN COMÚN


Empezare por el delfín común.

El delfín común es uno de los delfines más abundantes del planeta. El delfín común vive en aguas tropicales o templadas y, aunque no es muy típico, también se puede hallar en aguas poco profundas de la plataforma continental.

El delfín común destaca por un pico largo y un cuerpo alargado y esbelto. Posee una aleta dorsal colocada en la mitad de su cuerpo y tamaño grande y movible. Su tamaño está en torno a los 2 metros de media pero, dependiendo de la zona donde habitan, este tamaño puede variar. Posee un cuerpo de color grisáceo excepto el dorso el cual es de color marrón oscuro.

Su vida social se basa en la manada la cual puede llegar a poseer varios miles de ejemplares. Dentro de la manada, y como otras especies, los delfines comunes se organizan de forma jerárquica por lo que todo miembro es importante para el resto. Sus dominios se extiende por todo el globo terrestre a excepción de los polos y las aguas subpolares.

El tiempo de vida de un delfín común está entre los 20 y 30 años, periodo que puede variar según el hábitat donde vive. La madurez sexual de los delfines comunes también varía dependiendo del medio, pero la media suele estar entre los 7 años para las hembras y los 9 para los macho.

Con respecto al embarazo del delfín común, diremos que la gestación del feto es aproximadamente de unos 11 meses, dando lugar a una cría que dependerá de su madre durante 16 meses que es el tiempo medio de lactancia de las crías en esta especie de delfín. A medida que se van haciendo adultos, los delfines comunes basan su dieta en peces. Entre los peces más comunes en su alimentación podemos citar merluza, sardina, bacalao y la pescadilla. Para la obtención del alimento, los delfines comunes siempre van en grupos lo que les hace menos vulnerables, pero más peligrosos para sus presas. Por lo tanto basan su fuerza en la unión.